¿Un “Pana” inmigrante? ¿De cuando acá?

Recursos Humanos 3 Comentarios

Un Pana Inmigrante

Como es conocido por muchos, el venezolano no ha sido un ser típicamente emigrante. La condición de bonanza petrolera, la relativa paz y calma que se habían registrado en el cuadrante norte del sub-continente suramericano durante los últimos 40 años de la llamada cuarta república, probablemente dan luz sobre el hecho de que el venezolano solo salía temporalmente del país con la intención de regresar prontamente a su amada y singular patria. Esto era verdad hasta hace pocos años, cuando la polarización política, el discurso incendiario de los lideres tanto de oposición como de gobierno, la caída del empleo, más la generalizada percepción de caos en el que vive sumergido un gran número de compatriotas, hace propicia la ocasión para reforzar un cada vez más marcado número de ansiosos pasajeros con un solo boleto.

La Dicotomía

Sí, al momento de partir, el venezolano regularmente enfrenta una gran disyuntiva entre la necesidad inminente de largarse, de no saber nada más de Chávez (ahora Maduro) y sus seguidores, de no saber más nada de Globovisión (o lo que ha quedado de ella), por quien hasta hace poco sentía una atracción casi enfermiza y masoquista, y por otra parte la sensación de perdida de una patria que ama, una sociedad que es alegre y bonchona, un grupo de amigos llamados “panas” o “amis”, que hablan un mismo lenguaje sentimental, que siempre te entienden con pocas palabras, un país donde todo se hace relativamente fácil, donde todo es broma y nada es en serio, donde hasta a los velorios se va a beber y a chismear un rato. Esa Venezuela “chévere” pues, que difícilmente se encontrará “overseas”. Con todas estas contrariedades en mente, el venezolano se dispone a meterse en una de emigrante. Y es que hasta se ha convertido en un concepto “Chic” para un grupo de venezolanos, el hecho de estar en la onda de la emigración… ¿Pa dónde te vas tú? “Bueno, vale yo me voy pa’ Australia, o pa Canadá…” y si es pa’ los USA del imperio mismo (aunque sea de aventurero), mejor que mejor.

Para ser justos, no todos los venezolanos son tan frívolos o alienados como para tomar una decisión de emigración con una aproximación tan superficial como la descrita en el párrafo anterior (aunque se han visto casos). Son muchos los “panas” que si han analizado el tema con detenimiento y soportan su decisión con un plan bien concebido y unas premisas y competencias que les pueden garantizar una alta probabilidad de éxito en el país destino.

El fenómeno del recién llegado

Hay un conocido chiste de un Maracucho (venezolano nacido en Maracaibo), quien se enfrenta por primera vez con el fenómeno de la nieve en el Norte… como digo, el chiste es bueno y bien conocido, razón por la que solo lo traigo a colación para facilitar la visualización de lo que llamaría “el fenómeno del recién llegado”. Las primeras semanas son de emoción.

Son típicos comentarios y reflexiones interiores como: “que tranquilad se respira en este país”, “que ordenada es la gente”, “estos si se toman las vainas en serio”, “aquí se respeta la ley”, “aquí si no andan con pendejadas”, “piensan en todo”, “que planificación”, “que puntualidad”, “¿por que no pueden ser así las cosas en Venezuela?”, etc. Todo un número de sentimientos y percepciones que validan inicialmente la “buena decisión” de haber salido del país. En muchos casos tales percepciones se mantienen y refuerzan en el tiempo para beneficio y felicidad del venezolano en cuestión. Sin embargo, en algunos otros casos tales opiniones van modificándose y contrariándose a medida que pasan los días en el nuevo país.

En el siguiente párrafo abordo algunas recomendaciones especialmente diseñadas para Venezolanos, pero también aplicables para cualquier Latino que desea mantenerse felizmente adaptado y complacido viviendo en un país diferente a su terruño.

Tips de Adaptación a la Venezolana

Una vez en uno de los países en los que he inmigrado, un conocido me dio un consejo que siempre recuerdo y lo utilizare para introducir un número de tips que facilitarían el proceso de adaptación de casi cualquier emigrante/inmigrante., especialmente si usted es venezolano. El consejo de manera general era el siguiente: “una vez llegues a un país extranjero, trata de observar lo bueno, de omitir lo malo y aportar lo mejor de ti sin querer que los demás cambien. Lo único que realmente esta en tus manos es tu propio poder de adaptación, lo único que puedes cambiar realmente son tus propios esquemas y paradigmas para integrarte efectivamente a tu nuevo entorno”. En base a esto, mis tips de adaptación son los siguientes:

  • Busca amigos o simplemente contactos. Recuerda que no llegan a ti de la nada. Debes integrarte en actividades que faciliten el conocimiento constante de nuevas personas. Trata de participar en eventos en los cuales tales amistades o contactos se mantengan en comunicación de manera de fortalecer la relación
  • Si para este momento ya sabes que Venezuela es el mejor país del mundo, trata de disimularlo, no tienes que restregarlo en la cara de tus co-residentes
  • Los venezolanos, como todos los nativos de muchos países del mundo, tienen dichos y actitudes muy particulares de su cultura e idiosincrasia. Trata de ser consciente de esas particularidades y de sensibilizarte con el efecto que las mismas pueden tener en una cultura diferente. Trata de evitar aquellas actitudes, dichos o palabras que puedan ser ofensivas, maliciosas o simplemente mal interpretadas por quienes te escuchan
  • Evita verte involucrado en discusiones públicas relacionadas con asuntos políticos, religiosos, racistas o de cualquier otra índole, que puedan colocarte en una situación embarazosa en un determinado momento
  • Los venezolanos, típicamente nos las sabemos todas y una más. Evita este tipo de aproximación cuando estés discutiendo un tema públicamente. Escucha con atención y otórgale importancia y reconocimiento a las opiniones de otros, aunque no estés totalmente de acuerdo
  • No felicites a nadie por el buen trabajo que hizo. Eso podría colocarte en una posición de arrogancia o prepotencia en varias culturas. En lugar de ello, agradece a tu contraparte los beneficios que su esfuerzo o comportamiento han significado para ti
  • Si bien es importante que trates de relacionarte con tus compatriotas en el extranjero, no permitas que se te observe como “rosquero”, es decir que se perciba que solo te relacionas con tus paisanos. Trata de hacer amistades y relaciones con diferentes personas de diversas culturas y pensamientos. Normalmente un extranjero es admirado por su capacidad de asimilar la cultura ajena y poder navegar cómodamente dentro de ella
  • Trata de involucrarte y aprender sobre temas políticos, económicos, culturales y artísticos propios del país donde resides. No para dar cátedra sobre los mismos sino para entender y estar a tono cuando en circunstancias sociales sea necesario. Esto representa un reto en términos del tiempo y dedicación que requiere, pero al final produce frutos de gran valor en relación a la imagen que te vas haciendo como extranjero dentro de tu medio
  • Los venezolanos tenemos muchas cualidades, pero probablemente uno de nuestros mayores defectos es la necesidad de aparentar lo que tenemos y lo que no tenemos en diferentes facetas de nuestra vida: El dinero, la posición, la belleza física, la inteligencia, la clase, los buenos “contactos”, etc. Muchas culturas reconocen esto de nuestra parte y no necesariamente les es de simpatía. Trata de estar consciente sobre este prejuicio que pueden tener tus interlocutores y haz lo posible por no convalidarlo
  • El manejo del idioma es otro factor importante a tener en cuenta. Obviamente, si el país donde resides maneja un idioma diferente al español, interésate por aprenderlo lo más pronto y mejor posible. Esto, definitivamente, puede marcar una gran distancia entre el éxito profesional, personal y hasta afectivo y la posibilidad de que te conviertas en un inmigrante rezagado, marginado y poco valorado por tu medio. Pero aún, si en el país donde inmigras, se habla el español, trata de asimilar los modismos del lenguaje. Se consciente de aquellas frases, dichos o expresiones que pueden sonar desagradables: “que molleja”, “aquella iniciada por V. y todas sus derivaciones…”, “coye”, etc. Ese tipo de expresiones, que en nuestro medio social pueden pasar casi por desapercibidas, pero que en otras culturas pueden resultar hasta insultantes
  • Por favor, no trates de corregir las expresiones autóctonas de los nativos del país que visitas. Como ejemplo, quisiera contarles rápidamente un comentario que me hizo un pana hace algún tiempo estando en Colombia. El pana, quien tiene un negocio propio en ese país y maneja un número de empleados colombianos, me decía: “tengo advertidos a mis empleados de no decir la palabra coger, esa vaina suena muy mal. Estos tipos cogen todo. Eso no es posible… se dice agarrar o tomar, pero coger? Por favor…”. Yo reflexionaba internamente y me preguntaba como sonaría para un colombiano la expresión “agarrar un taxi” o “tomar un lápiz”… Probablemente podría sonar extraño y hasta inapropiado. En fin, el concepto central aquí es el respeto por las costumbres y expresiones propias del sitio donde vivimos

Estimado pana lector, si haz llegado hasta este punto de la lectura, te agradezco profundamente tu paciencia e interés por el contenido anterior y espero que el mismo te haya significado un humilde aporte de este servidor para hacer de tu vida como emigrante/inmigrante una experiencia más eficaz y placentera. Yo lo he sido varias veces y durante ya un largo tiempo, por lo que creo entender la importancia de los procesos de adaptación y asimilación en medio de nuevas culturas y comunidades, razón por la cual tuve la iniciativa de escribir este artículo inicial como un aporte al nuevo fenómeno de la inmigración venezolana en diferentes países del mundo.

Un abrazo virtual para todos mis panas hispano parlantes y muy especialmente para mis queridos compatriotas venezolanos.

Por: Gerardo Henriquez

« Regresar a listado


3 Comentarios

  1. Adriana Arraiz says:   

    Muy bien articulo

  2. Juan Carlos Yanez Mendoza says:   

    Bastante bueno este articulo sobretodo como nos ven los otros paises a los venezolanos

  3. Emirelis says:   

    Gerardo, ante todo quiero agradecerle por tomarse el tiempo de compartir sus experiencias con todos nosotros, me parece muy importante todo los consejos que nos ha dado.
    Tomaremos en cuenta todos esos tips para aplicarlos, aunque de corazón le digo que no me gustaría irme de mi país y dejar a mis seres queridos, estoy consciente de la situación que actualmente estamos viviendo y no nos queda otra salida para el bien de nuestros hijos, que tengan un futuro que se que ahora nuestra Venezuela no les puede ofrecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas