Impacto de la Administración por Objetivos (APO)

Desarrollo Organizacional 0 Comentarios

Sin títulocont

Dentro de una empresa, existen muchos elementos que se deben manejar: el factor humano, los recursos materiales y las diferentes estrategias que se tienen que llevar a cabo para hacer que la organización sea eficiente, efectiva y por ende productiva. Una de esas técnicas que se usa para alcanzar las metas y que permiten que la empresa sea más productiva es, la Administración por Objetivos, dicha estrategia, a pesar de ser creada por Peter Drucker en 1954, (Robbins, 1996), continua siendo un programa que aunado a los nuevos métodos de control de calidad y de mejoras en la productividad sigue estando en uso, debido básicamente a que cualquier empresa u organización siempre se plantea en sus comienzos unos objetivos los cuales van siendo evaluados durante un periodo de tiempo, retroalimentándolos, con el fin último de alcanzarlos; de allí que todavía se formule la pregunta de si la Administración por Objetivos sigue siendo efectiva y eficiente para que una empresa la utilice como herramienta de crecimiento.

Robbins (1996), manifiesta que la Administración por Objetivos es un programa que incorpora metas específicas, fijadas de manera participativa, para un período de tiempo explícito y que se retroalimenta con el avance hacia las mismas.Toda esta búsqueda de obtener resultados de máxima eficiencia, se logra por medio de la coordinación de personas y sistemas que forman una organización. Es relevante al estar las personas de por medio que al plantearse los objetivos no sean pocos y se mantengan solo a nivel superior, también es importante que existan objetivos divisionales, departamentales e individuales de manera que se identifiquen los que son comunes, se definan quiénes serán los responsables de cada departamento en términos de resultados esperados y sirvan como una guía o camino para la operación de la empresa.

De acuerdo con Robbins, (1996), hay cuatro ingredientes comunes a los programas de Administración por Objetivos o de resultados como también se le llama hoy en día: Especificación de los objetivos, participación en la toma de decisiones, un periodo explícito de tiempo y una retroalimentación. No solo basta querer disminuir gastos, sino que hay que determinar en qué porcentaje se quiere reducir ese costo específico; tantos los superiores como los subalternos se deben reunir y seleccionar los objetivos, ponerse de acuerdo y saber cómo van a medirlos (toma de decisiones compartida), estos deben tener un tiempo claro para lograrlo, sea de un mes, seis meses o un año, la retroalimentación debe ser continua para todos los individuos de manera que puedan hacer correcciones en sus acciones.

Es siempre muy importante, que se haga un seguimiento pormenorizado de todos los objetivos planteados, desde el comienzo, y que se vayan midiendo y verificando, de modo que se aseguren todos los gerentes e individuos que están haciendo lo correcto y pueda la empresa conseguir las metas globales de ella y de otras divisiones, si es que las hay.

La Administración por Objetivos o por resultados continuará siendo una herramienta y un programa utilizado por muchas empresas no solo por su metodología, sino también por su eficiencia en la consecución de objetivos específicos y generales que hacen que una organización sea exitosa y productiva.

Si quiere conocer más acerca de cómo implementar en su empresa un programa de Administración por Objetivos, contáctenos a través de: ramon.mesa@opesla.com.

Por: Ramon Mesa

« Regresar a listado


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas